Marche un Locro para el 25 de Mayo!

Estándar

Hace 202 años exactamente que, un 25 de mayo, Argentina empezaba a dar los primeros pasos hacia su independencia de España. Los patriotas de Buenos Aires se rebelaron contra la autoridad colonial en la figura del virrey Cisneros, en lo que se conoció como la Revolución de Mayo, y asumieron el control de sus destinos con la conformación de la Primera Junta de gobierno.

Doscientos años después, en una pequeña cocina de Palermo, decidí hacer mi primer locro para homenajear  a este gran país, y rendirle tributo a uno de sus plato más característicos y nobles que por siglos se ha preparado en millones de cocinas argentinas durante las celebraciones patrias. ¿Y porqué comemos Locro? Simple, se  adaptaba a todos los bolsillos. En la época del Virreinato el locro era comida de ricos y pobres; los ricos le agregaban más carne, los pobres más hueso.

 

 

Locro para el 25 de Mayo

Como todas las recetas que han sido pasadas  a través de generaciones, existen tantas variedades como cocineros. La base de un buen locro es, en todos los casos, porotos, maíz, calabaza, papa, chorizo colorado y carne vacuna o de cerdo. Después de ahí, queda a elección del cocinero, y a la “suerte de la olla” como dicen en el campo. Lo que venga, todo va bien.

Para este locro empecé por cortar toda la verdura: una calabaza, dos papas, dos zanahorias, dos puerros, tres dientes de ajo, dos choclos, una lata de garbanzos y una cebolla colorada. Puse todo en una olla (cuanto más grande mejor, la mia quedó medio chica), con agua fría hasta cubrir y dejé a fuego lento por 1 hora y media, retirando con una cuchara la espuma que se iba formando por encima.

Para la carne usé un chorizo colorado, dos costillitas de cerdo y espinazo vacuno cortado en cubitos (los huesos no se tiran!! Directo a la cacerola con las verduras!). Espolvoreé con un poco de harina y puse todo en una sartén hasta que doraron. Agregué un poco de vino blanco y cuando redujo agregué todo esto la cacerola con las verduras. Agregar pimienta de cayena, sal y las hierbas que más nos gusten y  después, a esperar.

 

De la cacerola a la mesa!

Para acompañar este riquísimo locro elegimos un buen vino tinto de Bodega El Esteco, del valle de Cafayate en Salta (donde además hacen los mejores locros del mundo!). Solo quedaba brindar al grito de “Viva la Patria!”, disfrutar y claro repetir!

Rinde:6/7 platos medianos
Precio: Ar$75

Hasta la próxima!

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s