Bienvenidos al mundo de Adentro

Miércoles 6 de junio, la ciudad tiembla literalmente con una sensación térmica de -1 grado y un pronóstico que auguró una nevada que nunca llegó. Con nieve o sin, el aliento se convertía en nube ni bien abríamos la boca y las manos no encontraban mas resguardo que los bolsillos de mi campera. Caminamos dos…